fbpx
La PNL o programación neurolingüística ha logrado convertirse en una herramienta imprescindible. Pero, ¿sabes en qué consiste y cuáles son sus características principales?

Definición de PNL y su utilidad

La programación neurolingüística consiste en un modelo de comunicación que explica cómo funciona tu mente. Es decir, a través de su aplicación puedes conocer qué produce tus sentimientos y por qué cambia tu estado de ánimo. Sus “inventores”, Grinder y Bandler, consiguieron establecer una serie de patrones de funcionamiento mental que permiten adivinar cómo va a reaccionar una persona ante un estímulo específico.

Además, el término se divide en tres partes fundamentales:

  • La programación, que consiste en conseguir que tu mente funcione como lo hace un ordenador. El objetivo final es poder corregir la reacción final de la persona que se exponga a una comunicación concreta. Imagina, por ejemplo, su utilidad para una campaña de publicidad o similar.
  • La neurología se centra en el funcionamiento neuronal y en cómo reacciona el cerebro en cada caso. Su forma de interpretar las imágenes y la reacción física a las mismas es fundamental para adelantarse a la reacción de un paciente. Y así, consigue que termine solucionando las alteraciones psicológicas o psiquiátricas que pudiera experimentar.
  • La parte lingüística se centra especialmente en la interpretación que hace el cerebro de lo que ve. Cualquier imagen es convertida por el cerebro en palabras. Por eso, el uso de la lengua permite ordenar nuestros pensamientos de forma eficaz. Este tipo de programación permite conseguir que la persona identifique ciertos pensamientos con una serie de expresiones determinadas.

Bases de la PNL

Este tipo de programación tiene una serie de aspectos que funcionan como base para su éxito. Una de las más importantes son los resultados que se quieren alcanzar. Dependiendo del objetivo final, así ha de ser el tipo de programación que se lleve a cabo.

La agudeza de los sentidos es otro de los aspectos importantes. Dependerá de cómo piense la persona. Existen dos patrones de pensamientos fundamentales:

  • El primero se centra en la observación continua del entorno.
  • El segundo, en pensar exclusivamente en los sentimientos de la persona de forma ajena a las personas y las situaciones que le rodean.

Tras cambiar tu forma de pensar, ajustándola a tus necesidades, conseguirás ganar en adaptabilidad. Se trata de ser flexible y de no comportarse siempre de la misma forma para evitar un desajuste que podría tener repercusiones a nivel mental como la inadaptación, la ansiedad o la depresión.

El pilar de todo lo anterior es la sociabilidad. El ser humano es sociable y necesita a sus semejantes para evolucionar. Cuantas más personas conozcas, más probabilidades tienes de encontrar a alguien que comparta tu forma de ver la vida. Este tipo de hallazgos es siempre positivo, ya que mejora tus relaciones y te aporta cierta estabilidad.

Cursos presenciales de PNL en Girona y Figueres

¿Quieres formarte en PNL? Desde Cresenzia hemos desarrollado un curso de programación neurolingüística presencial dirigido a particulares y profesionales. ¿Te interesa?

Otros aspectos importantes de la PNL

Los creadores de la programación neurolingüística consideraban que cualquier acción tiene como objetivo la satisfacción personal. Encontrar por qué hacer algo provoca que tu cerebro reaccione de forma positiva, es muy útil para corregir tus adicciones o comportamientos incorrectos.

También comentaban que lo importante es que evites hacer siempre lo mismo ante una situación concreta. Si has fracasado, es más eficaz que cambies y que intentes nuevas fórmulas para alcanzar tu objetivo. Igualmente, no deberías ponerte ningún tipo de límite mental a la hora de realizar una acción. Todos podemos conseguir las metas personales que consideremos importantes para seguir avanzando.

programación neurolingüística

Ámbitos en los que se usa la programación neurolingüística

Básicamente, se creó para ayudar a psicólogos y psiquiatras en el tratamiento de dolencias psicológicas. La idea de conseguir programar tu mente para que funcione de forma distinta no deja de ser tan adecuada como criticada por parte de los detractores de esta disciplina.

Todos afirman que nadie ha podido demostrar científicamente que el paciente termine cambiando su forma de pensar, pero no han avalado esta crítica con resultados que indiquen lo contrario. Lo que parece obvio es que cualquier tipo de técnica de tratamiento psicológico destinada a mejorar la vida del paciente debería ser respetada y valorada.

Además, se puede aplicar también en el ámbito laboral, escolar y profesional aprovechando mejor el talento de cada persona y ayudándole a superarse de forma continua.

Se trata, en definitiva, de usar la mente de forma consciente y siempre intentando amoldarse a los posibles cambios. Solo así es posible evitar la frustración, los pensamientos negativos o la sensación de que no vas a poder llevar a cabo una acción determinada.

La PNL es una fuente inagotable de recursos de aplicación eficaz en todo tipo de ámbitos. Sus resultados son siempre sorprendentes y consiguen evitar, por ejemplo, el daño físico que genera el consumo de fármacos para corregir los síntomas de dolencias psiquiátricas que podrían eliminarse de manera más saludable. Su creciente uso parece confirmar que los resultados son optimistas y que puede convertirse en la solución más saludable para desarrollar tu mente.

Comparte el artículo en tus redes sociales