fbpx

Cuando hablamos de la salud, en ocasiones utilizamos algunos términos de forma poco precisa. Por eso queremos que conozcas muy bien las diferencias entre estrés y ansiedad, que son dos respuestas psicológicas con eventuales repercusiones orgánicas a las que puedes estar sometido.

¿Cuándo es estrés y cuándo ansiedad?

En la revista Mal-estar E Subjetividade, inscrita en el sistema de indización Redalyc, un grupo de psicólogos nos explica que la falta de exactitud es algo habitual. Además de afectar términos como la ansiedad y el estrés, incluye otros de uso común, como son el miedo o la angustia.

Definición de ansiedad

Este concepto expresa un estado de hiperactividad del sistema nervioso simpático, una respuesta fisiológica ante determinadas situaciones. No se trata de un sentimiento o una emoción, sino que es una reacción que sirve para adaptarte a los cambios del entorno.

Las alteraciones orgánicas que acompañan a la ansiedad constituyen un contexto fisiológico que puede causarte sensaciones poco placenteras. También aparece un sentimiento de anticipación ante amenazas futuras, imaginarias o reales.

¿Qué es el estrés?

En primer lugar, queremos explicarte que el estrés, en contra de lo que se piensa, no siempre es negativo. Se trata de un tipo de respuesta fisiológica capaz de generar emociones, positivas o negativas. Puede definirse como el tipo de relación que se establece entre la persona y su entorno, donde se percibe un peligro cuando las capacidades son superadas por las demandas.

Si esta relación te genera un desafío estimulante y potencia tus recursos, entonces se trata de una situación positiva. En este caso, hablaremos de eustrés, que es una respuesta saludable y productiva.

En Cresenzia realizamos sesiones de coaching online y presenciales

Aprende a gestionar el estrés y minimizar tu ansiedad. Aquí van un dato para reflexionar:

  • El 90% de las consultas médicas están relacionadas con el estrés.

Diferencia entre estrés y ansiedad

Además de ser conceptos distintos, las manifestaciones y las dinámicas de ambos estados psicológicos son diferentes. Conocer las diferencias entre estrés y ansiedad puede ayudarte a saber si es ansiedad lo que sufres, o si, por el contrario, estás sometido a estrés.

Orígenes

Cuando te enfrentas a una situación estresante das una respuesta ante estímulos que recibes del entorno, sea social, laboral o familiar. En el caso contrario, la ansiedad es una reacción interna, más compleja, producto de las emociones y los conceptos aprendidos. También inciden en la aparición de estos cuadros las ideas persistentes y los pensamientos catastróficos, que son factores relacionados con la estructura de la personalidad.

Permanencia en el tiempo

El estrés aparece ante un estímulo determinado y tiene relación directa con él. Eres perfectamente consciente de qué lo causa y, al resolver la situación, retornas a la tranquilidad. El estrés es causado por situaciones del presente y que están frente a ti.

La ansiedad tiene relación con el futuro, con lo que podría suceder. En muchas ocasiones no guarda relación con un estímulo concreto y puedes sentirla sin identificar las causas que la generan. En consecuencia, la ansiedad tiende a hacerse crónica, pues es más difícil de resolver y disipar.

Emociones predominantes

Cuando estás bajo una situación estresante, lo que sientes es básicamente preocupación ante una situación que supera, o así lo percibes, tus capacidades. Hay que resolver el problema, pues de lo contrario, habrá consecuencias negativas.

En cambio, en los estados ansiosos lo que predomina es el miedo, el temor, que muchas veces es irracional. Estas circunstancias emocionales desencadenan a su vez una serie de síntomas, que pueden resultarte muy molestos.

cuándo estrés ansiedad

Influencia del aprendizaje en la ansiedad

Sin duda alguna, las experiencias previas dan un cariz muy personal a las respuestas que generamos ante determinados estímulos. En la ansiedad este aprendizaje juega un papel fundamental, ya que muchos de los miedos que sentimos son aprendidos desde la infancia. Las experiencias negativas durante la vida suman nuevas aprensiones a nuestros contenidos emocionales.

Por el contrario, el estrés es una reacción ante una situación frente a la cual la mayoría de las personas reaccionarían de igual manera, sin aprendizaje previo. Un ejemplo puede ser recibir un ascenso, pero no tener claro tu rol. Todas las personas colocadas en la misma situación sentirán estrés.

Estímulos positivos y negativos

Otra diferencia entre estrés y ansiedad es que el tipo de situación que desencadena la segunda tiene siempre una connotación amenazante, negativa, que conlleva un potencial daño. Sin embargo, las situaciones estresantes pueden ser negativas, o bien positivas: la llegada de un hijo, unas vacaciones, la mudanza a una vivienda más amplia.

Síntomas

El cuadro sintomático de quienes sufren los dos estados psicológicos es también diferente. Frente al estrés, la persona desarrolla frustración y preocupación. La falta de información o de habilidades genera incertidumbre y puedes sentirte indefenso ante un peligro inminente.

Por otra parte, la ansiedad se manifiesta con algunos síntomas físicos como palpitaciones, boca seca, manos frías y sudorosas, aumento del peristaltismo intestinal, temblores y visión borrosa. Cuando la ansiedad se manifiesta como una consecuencia del estrés, entonces coexisten los síntomas de ambas.

Es útil conocer a fondo las diferencias entre estrés y ansiedad como primer paso para aprender a manejarlas. La salud mental es decisiva para tu calidad de vida y un funcionamiento productivo con el entorno.

Comparte el artículo en tus redes sociales