fbpx

La psicología y el coaching para deportistas suele asociarse más a los profesionales o deportistas de élite. Pero, nada más lejos de la realidad, cualquier deportista amateur puede beneficiarse de los conocimientos del psicólogo-coach deportivo. Porque mejorar el rendimiento y lograr unos objetivos, no es solo cosa de profesionales.

La rutina de entrenamiento forma parte del calendario semanal de millones de deportistas profesionales y amateurs en todo el mundo. Y es que el deporte, por sus propias características, alimenta la superación personal y es vital para la salud y el bienestar. Existe una serie de técnicas que ayudan y que refuerzan este desarrollo de las que te vamos a hablar a continuación.

La palabra coaching, procede del verbo inglés “to coach” que significa “entrenar”. El “coaching” se expandió a mediados de los años 70 dentro del ámbito deportivo cuando Timothy Gallwey (ex tenista, profesor y capitán del equipo de tenis de la universidad de Harvard), en su libro “El juego interior del tenis” advirtió que el principal freno de un deportista no está tanto en el cuerpo como en su mente.

Es cierto que, desde siempre, se ha tratado de establecer una línea divisoria entre coaching y psicología, sobre todo por parte de los coaches, apelando al contraste de ciertos elementos como: población sana contra población enferma, foco en el presente y futuro frente foco al pasado o presentación de problemas contra deseo de desarrollo.

Sin embargo, estas distinciones no se sostienen, especialmente en el caso de la psicología del deporte ya que, desde sus inicios, ha estado enfocada en la población sana, piensa en la obtención de logros, se prepara para el futuro y se centra en la mejora constante del rendimiento deportivo.

Es importante destacar este aspecto porque la psicología en general y, por tanto, también la psicología del deporte, está en permanente proceso de desarrollo. Y, si bien el deporte influyó de forma decisiva en el nacimiento del coaching, éste no solo continúa enriqueciéndose, sino que necesita sin excepción, de los nuevos avances y aportes de la psicología.

A modo de resumen, podemos decir que el coaching es un campo, que necesita como sustento del conocimiento científico que le aporta la psicología. En este sentido, el beneficio aportado por las técnicas de coaching en cualquiera de sus ámbitos de intervención y, por lo tanto, en el deporte también, es limitado respecto al que aporta la Psicología.

La importancia del coaching deportivo

El potencial de cada deportista, amateur o profesional, no está determinado por la comparación con los demás. Cada deportista protagoniza la conquista de su propia meta. Y conseguir estos objetivos depende de distintos factores. Estos factores, en el caso del entrenamiento mental, están vinculados con el autoconocimiento y el autocontrol.

La experiencia deportiva no es lineal. Una victoria no asegura esta repetición del éxito en el futuro. Sin embargo, la mejora del rendimiento en los entrenamientos sí que aumenta la probabilidad de obtener los resultados deseados en competición.

El objetivo del entrenamiento mental, consiste en encontrar la mejor versión del deportista. Para ello, se llevará a cabo todo un proceso a través del cual éste potenciará sus fortalezas y entrenará sus puntos de mejora con el fin de desarrollar al máximo su talento. La constancia, tanto en entrenamientos como en competición, influirá de forma decisiva en el resultado o éxito deportivo.

El psicólogo-coach se convierte, así, en el entrenador mental que diseña, junto al deportista, el plan de acción a seguir, acompañando al deportista en todo el proceso como lo hacen el preparador físico o el preparador técnico.

 El cuerpo y la mente son parte de un mismo engranaje. Una parte no puede funcionar al cien por cien sin la otra. Por supuesto, el equilibrio es fundamental, como comprenderás. Lo verdaderamente importante, a largo plazo, es que el deportista optimice su rendimiento y disfrute con aquello que hace.

¿Necesitas un coach deportivo para lograr tus objetivos?

En Cresenzia acompañamos a deportistas amateurs y profesionales en su camino hacia sus objetivos deportivos. Maximiza tu rendimiento sea cual sea el deporte que practiques con la ayuda de nuestros coaches.

El coaching y la psicología para deportistas potencia la superación deportiva

La importancia de la psicología-coaching deportiva se basa en los beneficios que aporta al deportista el entrenamiento mental para obtener los objetivos establecidos. Le ayuda a trabajar y potenciar aquellos aspectos directamente vinculados consigo mismo (autoconocimiento) para maximizar su rendimiento deportivo, como aquellos aspectos que están relacionados con el deporte específico al que se dedica, ya que no es lo mismo, por ejemplo, el deporte individual que el de equipo y tampoco es lo mismo el tenis que el atletismo o la vela.

De la mano de tu psicólogo-coach entrenarás y aprenderás a controlar aquellas variables específicas dentro de tu actividad deportiva, que influyen en tu rendimiento, tanto en los entrenamientos como en competición, como son: la toma de decisiones, gestión el estrés, mejora de la concentración o el ahorro del gasto energético, por poner algunos ejemplos.

Entre tu estado actual y tu meta existe una distancia temporal. Sin embargo, con tu compromiso puedes avanzar en el camino hacia tu objetivo. Y lo harás siguiendo un plan personalizado que te aportará una dirección en esta aventura. El plan de acción se centrará en ir logrando micro objetivos paso a paso hasta lograr la meta final. Por supuesto, todos los destinos en el proceso deben tener un factor temporal y estarán enfocados a tu rendimiento.

Los diferentes objetivos deben ser alcanzables, específicos y medibles para generar tu total compromiso generando en ti la motivación necesaria para alcanzarlos.

mejorar el rendimiento deportivo

Un psicólogo-coach deportivo de confianza

El psicólogo-coach trabaja en tres dimensiones: la física, la mental y la dimensión emocional. Colabora estrechamente con entrenadores y preparadores físicos. Todos son necesarios, compatibles y tienen un mismo objetivo: ayudar al deportista a lograr su máximo rendimiento. Por ello, deben compartir un mismo compromiso: lograr ser un apoyo para el deportista (cada uno en su área) y colaborar estrechamente con él.

Desde el punto de vista humano, la confianza es clave en el trabajo diario con deportistas. Éste debe confiar plenamente en el psicólogo-coach, así como en su entrenador. No importa si se practica un deporte individual o colectivo, la confianza es vital en todo el proceso. Si no existe confianza entre los miembros de un equipo, afectará a los resultados.

Cada uno forma parte de un todo. Por eso, lo más habitual es que los equipos deportivos compartan equipos de coaches (entrenadores, preparadores físicos, fisioterapeutas, médicos, psicólogos).

En conclusión, la relación entre el psicólogo-coach y el deportista debe ser una relación de confianza, con un diálogo fluido y sincero. Si este vínculo se hace fuerte, el camino hacia los objetivos y la satisfacción del deportista será mucho más fácil.

Como deportista debes poner en perspectiva tu potencial cuando observas tu futuro y también debes hacer balance sobre los logros que has alcanzado hasta la fecha. Esta reflexión pone en valor el significado del presente para seguir avanzando en la dirección deseada. Porque construyes tu éxito deportivo desde el escenario actual. Es aquí y ahora cuando tienes la capacidad de decidir si quieres y cómo quieres continuar con tu carrera.

Beneficios de la psicología y el coaching en el deporte

Un deportista profesional compite con otros compañeros de profesión por alcanzar el triunfo. La psicologíacoaching trata la búsqueda personal de la excelencia o del grupo en el caso de deportes de equipo. Pero este proceso no solo es importante para un deportista que se dedica a nivel profesional. También un deportista amateur puede aprender nuevas habilidades a partir de este proceso.

¿De qué forma puede ayudarte el psicólogo-coach para deportistas? Con él, entrenarás y desarrollarás todas aquellas habilidades mentales necesarias para aumentar tu rendimiento, entre ellas:

  • Habilidades para aprender a focalizar la atención en aquellos estímulos que sean importantes en cada momento, para que luego, durante la competición, puedas mantenerlo o cambiarlo rápidamente, de forma natural y voluntaria.
  • También aprenderás a gestionar el estrés. Entrenando y conociendo aquellos indicadores personales que te ayudan a rendir al máximo, cuáles son y en qué intensidad deben estar presentes para optimizar tu rendimiento.

  • Aprenderás a tener un mejor control sobre ti para afrontar mejor tu día a día. Por supuesto, todo ello no te ayudará exclusivamente en el deporte, porque la mayoría de estas habilidades que desarrollarás son aplicables también a tu vida cotidiana.

  • Entrenarás la toma de decisiones. Esencial para reaccionar de la forma más eficaz ante las diferentes situaciones que se te puedan presentar en tu actividad deportiva específica.

  • Aprenderás a gestionar el gasto energético. Optimizarás tu rendimiento analizando y conociendo en profundidad aquellas variables o características, tanto tuyas (por ejemplo, constitución física) como las de tu modalidad deportiva, para así, aprender a gestionar el esfuerzo y actuar de la forma más eficiente posible.

  • Este acompañamiento te ayuda a poner el punto de atención en tu interior. Es decir, a reconocer aquellos mensajes o indicadores internos que influyen en tu experiencia deportiva. Esta capacidad de propiocepción, no solo en los entrenamientos sino también en competición, te servirá para dar en todo momento, el máximo de ti mismo según tu estado y así aprovechar, también al máximo, todo tu potencial.

 

La psicología y el coaching del deporte, como puedes comprender, te ayuda a mostrar tu mejor versión en cualquier situación, sea cual sea tu especialidad deportiva. El ritmo de tu crecimiento deportivo puede ser más o menos rápido, pero lo importante es poder verificar día a día tu propia progresión en el proceso.

Comparte el artículo en tus redes sociales